Una de las preguntas que muchos suelen hacerse durante estas fechas es cómo tributan los premios de la lotería, tanto si estás pensando en el Gordo de Navidad como en la Lotería del Niño, o incluso en los premios de lotería nacional habituales. Como es ya conocido, no todo lo que se gana en caso de resultar premiado le pertenece a uno, sino que se requiere cumplir con la legislación en materia fiscal.

Recuerda que puedes solicitar nuestros servicios de asesoramiento fiscal en Tenerife si necesitas resolver cualquier duda sobre tus impuestos.

A continuación vamos a explicarte qué impuestos se pagan por la lotería de Navidad o El Niño y qué debes tener en cuenta en caso de que te haya tocado algún premio de estas características.

Tributación de los premios de la Lotería

La tributación de los premios de la Lotería de Navidad está regulada en la Ley 16/2012. En esta norma se indica que los preceptores de los premios de lotería soportan una retención o ingreso a cuenta que realiza el organismo pagador del premio, es decir, la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (SELAE).

El gravamen aplicado a los premios de las loterías afecta a todas las loterías y apuestas organizadas por SELAE, así como también a los que hayan sido organizados por órganos o entidades de las Comunidades Autónomas, o incluso los sorteos de Cruz Roja Española, y los distintos tipos de juegos autorizados por la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE).

Se trata de una retención a cuenta que practica el organismo pagador directamente, por lo que en el momento de cobrar ya estamos anticipando el pago de Impuestos. Dicha retención o pago a cuenta es del 20% de lo cobrado. No obstante, cuando se realice la declaración de la Renta del siguiente año, se indicará la cantidad obtenida y se podrá visualizar desde la sede electrónica de la Agencia Tributaria la retención aplicada.

Hay una exención a esta retención de los pagos a cuenta, y se aplica cuando el importe íntegro recibido por el titular sea igual o menor de 40.000 euros. Esto se aplica desde el 1 de enero de 2020. En el caso de los que reciban un premio de una cantidad superior a esa cifra, sólo tributan con respecto a la parte que supere dicho importe.

A modo de ejemplo, supongamos que has obtenido un Premio en la lotería de Navidad por valor de 60.000 euros. Puesto que se aplica una exención a los primeros 40.000 euros, la base imponible sobre la que se aplicaría la exención sería a los 20.000 euros restantes, a los que se retendría un 20%, lo que serían 4.000 euros. Estos cuatro mil euros se restarían directamente de la cantidad que proporcionará el pagador.

¿Qué pasa en el caso de los premios compartidos?

Es muy habitual que en el caso de la Lotería de Navidad o la Lotería del Niño hablemos de premios compartidos, ya que muchas personas compran un décimo de un determinado número, por lo que el premio en metálico obtenido se comparte entre todos los que han comprado dicho número.

Es lo que suele suceder en muchas peñas, cofradías, empresas, grupos de amigos o familiares que participan en la compra de un mismo número. En estos casos, es SELAE quien debe identificar qué premios tienen un importe de 40.000 euros o menos para aplicar la exención. Ésta se distribuye entre todos los beneficiarios según su porcentaje de participación. El titular o gestor del cobro debe poder acreditar ante la Administración Tributaria que el premio ha sido repartido entre los titulares de las participaciones

¿Cómo hacer la Declaración de la Renta después de ganar la Lotería?

Aquí nos encontramos con uno de los puntos que más dudas suelen suscitar. Las personas que hayan obtenido un Premio de la Lotería de Navidad o cualquier premio de las loterías del estado deberán indicar las ganancias obtenidas a la hora de realizar su Declaración de la Renta en “ganancias y pérdidas patrimoniales”, en premios obtenidos por la participación en juegos, rifas o combinaciones aleatorias sin fines publicitarios”.

Como en el caso de los Premios de Navidad son premios en metálico, estos deben aparecer en la casilla 266, mientras que la retención (ya aplicada) del 20% se indica en las casillas 268 y 269.

Es importante tener claro que el dinero obtenido por los premios de la Lotería no se suma a la base imponible del IRPF. Ahora bien, si inviertes dicho dinero en acciones, criptomonedas, oro o cualquier otra inversión y obtienes rendimientos, entonces sí que deberás tributar por los rendimientos que hayas obtenido. 

Aquí es donde pueden surgir más dudas, ya que es muy habitual que las personas que obtienen un premio se apresuren a realizar inversiones y adquisiciones de patrimonio, lo que hace que su Declaración de la Renta se vuelva más compleja y requiera la ayuda de un asesor fiscal especializado.

En caso de que tengas duda para realizar tu Renta, te invitamos a contactar ahora con nosotros.