Una de las cuestiones referentes al IVA que puede tener un impacto decisivo en muchos autónomos y pymes es la del IVA franquiciado.

¿En qué consiste este nuevo régimen del IVA que se desea implantar en España de cara a enero de 2025 y cómo afectará a tus declaraciones trimestrales del IVA?

Aunque esto todavía no está en vigor, es muy importante que lo tengas en cuenta de cara al próximo año, ya que es probable que ya no tengas que cargar el IVA en tus facturas. Habrá que analizar también cómo afectará a las empresas situadas en Canarias y que realizan facturas con IGIC para las operaciones entre empresas del archipiélago.

Dicho todo esto, vamos a explicarte paso a paso en qué consiste el IVA franquiciado y cómo puede afectar a tu negocio.

¿Qué es el IVA franquiciado?

Se trata de un régimen del IVA, vigente ya en otros países de Europa, que permite a los profesionales autónomos, pymes o empresarios no aplicar el IVA en sus facturas, siempre  que no superen cierto límite de facturación.

La cantidad que se está evaluando es de 85.000 euros, de acuerdo con la Directiva (UE) 2020/285, del Consejo de 18 de febrero de 2020, que modifica la Directiva 2006/112/CE, si bien los países pueden fijar otros umbrales hasta un porcentaje de un 25% más o menos de esa cantidad de referencia.

La aplicación del nuevo régimen del IVA en España implicaría que las PYMEs y autónomos que facturen menos de 85.000 euros al año puedan emitir facturas sin IVA. Por otra parte, cuando realicen compras o gastos por bienes y servicios sujetos a IVA deducible, no podrán deducirlo como hasta ahora.

Beneficios del nuevo régimen de IVA franquiciado en España

Muchos han lanzado las campanas al vuelo al conocer la posibilidad de que se implemente el nuevo régimen del IVA franquiciado en España.

Esto implicaría que muchos autónomos ya no tendrían que emitir facturas con IVA, por lo que tampoco tendrían que recaudar este dinero para la Hacienda Pública, y hacer las liquidaciones trimestrales.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que en la práctica, el autónomo ni gana ni pierde dinero, simplemente deja de recaudar el tipo impositivo de IVA aplicable en sus facturas de ingresos, mientras que cuando realice compras, seguirá pagando el Impuesto del Valor Añadido, que ya no podrá deducirse.

Con todo, hay algunos beneficios directos del nuevo régimen de IVA franquiciado. Éstas son algunas de sus principales ventajas.

Menos problemas de tesorería

Al no tener que recaudar para Hacienda el IVA, no tendrás un dinero en tu cuenta bancaria que en realidad debes pagar en la liquidación de impuestos. 

Esto beneficia principalmente a los autónomos y pymes con pocos gastos sujetos a IVA, ya que al poder deducirse pocas facturas, la cantidad de IVA que pagan puede ser elevada y generar problemas de tesorería en el corto o medio plazo, en el caso de tener que pagar IVA por facturas que aún no se hayan cobrado.

De todas formas, recuerdo que incluso esto se puede solucionar actualmente solicitando un fraccionamiento y aplazamiento del IVA en el plazo correspondiente. Un asesor fiscal puede ayudarte en este área si no sabes cómo solicitarlo.

Mejora de la competitividad

Si ofreces tus servicios sin IVA, estos podrán resultar más competitivos al no aplicar el 21%, 10 o 4%, según el tipo impositivo

No obstante, debes tener en cuenta que la eliminación del IVA no puede ser una excusa para llevar a cabo un aumento generalizado de precios, ya que un autónomo o PYME que se acoja a este nuevo régimen no podrá superar el volumen de negocio en más de un 10% como mínimo, si bien los estados miembros de la UE pueden fijar independientemente y hasta un 25% el límite permitido de aumento de la facturación.

El objetivo de esta medida es que el IVA franquiciado no genere un exceso de inflación, provocando una subida de precios.

Menos sanciones 

Es muy habitual que autónomos y pymes acaben cometiendo errores al presentar tarde o con errores sus declaraciones del IVA (modelo 303).

Al poder acogerte al régimen franquiciado del IVA y no tener que presentar declaraciones trimestrales, correrás un menor riesgo de sufrir sanciones por estos motivos, si bien debes estar muy atento para presentar declaración cuando superes la cifra máxima.

¿Qué pasará si facturo más de 85.000 €?

Simplemente, en el momento en el que un autónomo o PYME sujeto al nuevo régimen de IVA franquiciado supere la cantidad que se haya fijado, tendrá que aplicar el IVA sobre esas operaciones, pero no sobre las que haya realizado hasta alcanzar esa cifra.

Desde Exim Asesores te invitamos a ponerte en contacto con nosotros si tienes dudas acerca de la presentación del IVA, así como del futuro régimen del IVA franquiciado que se implementará en nuestro país. Contacta con nosotros si deseas más información.