Como ya seguramente conozcas, las Islas Canarias están sujetas a un tipo de gravamen distinto en lo que respecta al Impuesto del Valor Añadido. Las operaciones con Canarias no llevan IVA, pero sí existe un tipo de gravamen denominado Impuesto General Indirecto Canario (IGIC), que lleva en funcionamiento desde el año 1991.

En este post te explicaremos qué es el IGIC, cómo se calcula y qué operaciones están sujetas a este impuesto indirecto. Si tienes cualquier duda, nuestro servicio de asesoría fiscal en Canarias puede resultarte muy útil.

¿Qué es el IGIC?

Se trata del impuesto indirecto similar al IVA, que grava el consumo en las Islas Canarias. Su ámbito de aplicación incluye todo el territorio insular y hasta un límite de 12 millas náuticas, así como también todo su espacio aéreo.

Al ser un tipo de gravamen distinto al IVA que se aplica en la península y en las Islas Baleares, eso quiere decir que las operaciones sujetas al IGIC pagan una cantidad inferior al consumo. Actualmente, y desde el año 2020, el tipo general del IGIC es del 7%. También hay un IGIC reducido, que es del 3%.

¿Dónde se aplica el IGIC?

El IGIC se aplica en las operaciones que no estén exentas dentro del ámbito territorial de las Islas Canarias. 

Afecta tanto a las operaciones entre empresas y particulares como entre empresas y otras empresas, o entre autónomos y particulares y empresas, cuya residencia fiscal esté situada en las Islas Canarias.

En cambio, la situación es distinta cuando se trata de operaciones en las que una de las partes tiene su domicilio fiscal en la España peninsular o Baleares. Veamos cuáles son los distintos casos.

  • Prestación de servicios a particulares situados en Canarias: si el emisor de la factura está domiciliado en la península, debe realizar la factura con IVA y sin IGIC.
  • Prestación de servicios a empresas situadas en Canarias: no se factura con IVA ni IGIC. Es la empresa destinataria de la factura la que debe, sin embargo, hacer frente al IGIC, mediante la autorrepercusión del impuesto, es lo que se conoce como inversión del sujeto pasivo.
  • Venta de bienes a particulares o empresas establecidos en Canarias: en este caso, se trataría como una exportación a un país fuera de la Unión Europea, la venta estaría exenta de IVA y el comprador deberá pagar IGIC a la entrada en las Islas Canarias.
  • Venta de bienes o prestación se servicios entre empresas o empresa-particular en Canarias: se facturaría, como regla general con IGIC, salvo algunos casos.

Exenciones al IGIC

Hay que tener en cuenta también que en Canarias existen algunas exenciones al IGIC, como el de los comerciantes minoristas (comercios que veden al menos el 70% de su producción a particulares sin haberlos sometido a proceso de transformación) o la franquicia fiscal para los autónomos (empresarios o profesionales que no superen la cifra de facturación anual de 30.000 euros) en la que la venta de sus productos o prestaciones de servicios estarían exentas de IGIC.

¿Cómo se calcula el IGIC?

El procedimiento para calcular el IGIC que correspondería a una operación es tan sencillo como calcular el IVA.

Si por ejemplo la base imponible de un servicio prestado entre dos empresas de Canarias es de 100 euros. Si dicho servicio está sujeto al tipo general del 7%, el IGIC será de 7 euros y dicha factura será de un importe total de 107 euros. O en caso de que se aplicara el tipo reducido, el coste sería de 103 €.

Desde Exim Asesores te invitamos a que solicites nuestros servicios si haces habitualmente operaciones con Canarias, o si tienes una empresa ubicada en Canarias, ya que te podemos asesorar sobre cada caso en específico para que no te quede ninguna duda y evitar cometer errores.